Historia del Centro Unido de Detallistas

La primera sesión informal que se convocó en la Ciudad de San Juan para intentar crear una organización que reuniera a detallistas y comerciantes de aquella época se dio el 9 de febrero de 1891. Pero fue el 1 de marzo de ese mismo año que se redactó el reglamento de la institución y a partir del 19 de julio de 1891, se redacta la “Primera Acta de la Sociedad Centro de Detallistas de Provisiones de Puerto Rico”. Así pues,  se somete y se aprueba toda la documentación requerida por las autoridades españolas para poder operar como una organización mercantil reconocida.

La Sociedad fue fundada por españoles y puertorriqueños. Todos ellos se dedicaban a sus pequeños negocios como, por ejemplo: ventorrillos, cafetines, bodegones y pulperías. Como todo pequeño comerciante, sus horas de trabajo excedían de las 12 diarias. Abrían sus negocios a las seis de la mañana y cerraban a las seis de la tarde. No obstante, si el cliente necesitaba algún artículo después del cierre, se lo vendían.

Cuando se establecía un pequeño negocio los primeros años eran muy difíciles porque en una comunidad mercantil como la de San Juan, donde todos 0 casi todos se conocían, no era cortés ni humano decirle a alguna persona 0  cliente que no se le podía fiar 0 vender provisiones después de la hora de cierre. Aparte del lucro que algunos podrían pensar como la meta única de aquellos detallistas, lo cual no era así,  estaban en juego muchas cosas, como por ejemplo, el espíritu de servicio al prójimo y la necesidad del detallista de vender sus productos a las personas de la comunidad de San Juan. En esta ciudad no se daban muchas opciones de conseguir mercancías de primera necesidad. Precisamente, eso explicaba la necesidad de vender a toda hora.

Recordemos que el dinero y las mercancías escaseaban en la Isla y fueron tiempos difíciles para todos. Los miembros de la Sociedad se reunían en la sede del Centro a trabajar por todo el sector. Los pequeños comerciantes españoles, generalmente ubicados en San Juan y adscritos a la Sociedad Centro de Detallistas, habían logrado acumular algún pequeño capital producto de su trabajo en otro negocio o comercio 0  lo habían heredado de algún familiar en España 0 Puerto Rico.

Una vez establecido el cafetín, colmado 0  pulpería y pasar varios años de lucha por hacer su clientela y aumentar la calidad y cantidad de mercancías, traían a algún familiar 0 amigo de la Isla, España, Venezuela 0 de las islas adyacentes a Puerto Rico,  para ubicarlo como dependiente, trabajando al principio muchas veces por la comida y con un pequeño pago mensual por su trabajo.

Por otro lado, este dependiente conocía nuevos amigos y familiares, lo cual le permitía conocer muchachas de su misma 0 mejor condición económica, aspecto muy importante para el futuro matrimonio 0 al hacer las relaciones publicas necesarias para montar su propio negocio. Fue para 1891 y bajo estas circunstancias que se asistió a la convocatoria de la prensa y de cientos de pregoneros para organizar y formar la Asociación Centro de Detallistas de Provisiones de Puerto Rico.

Así empezó la historia de esta benemérita instituci6n ligada al desarrollo econ6mico y social del Pueblo de Puerto Rico, que con el pasar del tiempo, reinventó su nombre, acomodándose a las circunstancias y eventos históricos que afectaron a la clase empresarial y comercial local.

Precisamente, en el año 1965, se convocó una reunión extraordinaria para hacerle unas enmiendas al reglamento de la Institución con el fin de cambiar el nombre de Centro Unido de Detallistas de Provisiones de Puerto Rico a Centro Unido de Detallistas de Puerto Rico, debido a la fusión con la denominada Unión de Detallistas de Puerto Rico, fundada en el año 1945.  Esta histórica fusión fue una iniciativa fundamental del entonces Presidente, Licenciado Américo B. Badillo, quien logró unir en un fuerte haz de voluntades a la clase detallista puertorriqueña.

El Centro Unido de Detallistas de Puerto Rico (CUD) es la institución empresarial sin fines de lucro más grande y antigua de la Isla, fundada en 1891. El CUD procura asegurar el mayor progreso económico, social, cultural y tecnológico del pequeño y mediano empresario, lo que aumenta su competitividad y pericia en el mercado.

El CUD abarca sobre 165 categorías de negocios, convirtiéndolo en la institución más representativa de la clase empresarial pequeña y mediana; y la de mayor credibilidad ante los foros legislativos, públicos y privados en Puerto Rico.

Entre las categorías están:

 

  • Pequeñas manufactureras
  • Profesionales en bienes y servicios
  • Vendedores ambulantes autorizados
  • Técnicos
  • Artesanos
  • Industriales

Servicios que presta la Institución:

 

  • Cabildeo legislativo
  • Seminarios y educación continuada
  • Orientación legal básica
  • Orientación laboral básica
  • Revista El Detallista
  • Oportunidades de mercadeo
  • Planes médicos grupales
  • Seguros misceláneos
  • Red CUD

Propender el logro del mayor progreso económico, tecnológico, social y cultural de las clases que representamos ante los foros públicos y privados en Puerto Rico y el exterior. El CUD es un procurador dinámico de la pequeña y mediana empresa y trabaja para despertar conciencia sobre aquellos asuntos que afectan a nuestro sector.

X